domingo, 4 de septiembre de 2011

...

Prometí no postear, enviar msm, tuitear bajos los efectos del vodka, el vino o la cerveza, pero hoy aunque me doy en la madre, aquí ando querido blog, como el buen hijo que vuelve a casa.¡Qué manía la mía!

He estado de parranda, de esas parrandas que parecen decembrinas, pero que son muy agosto y septiembre. 
Quizá ya me cansé del gentió, del parrandeo así soy, me acostumbro rápido y me aburro rápido.
Mañana, mañana iré de visita a mi doc, el guapote, espero traer buenas noticias, he pateado la calle y no he sido agradecida con todas las cosas buenas que me ha dado la vida, he superado etapas feas, grises, he tenido la compañía que había añorado, he podido superar algunas ausencias, he tenido conmigo lo que en algún momento creí perdido, lo que hace la paciencia aunque sabes muy bien que soy impaciente. 

Los días pasan y la vida continúa... That´s.


4 comentarios:

Kirín dijo...

JAJAJAJA me ha encantado esta entrada: fresca, sencilla, corta y sincera. He hecho las mismas promesas que vos jeje

un besote, me cuentas cómo te fue con el médico

Hilconsmary Mundarain dijo...

jajajaa qué bueno Kirín te haya gustado, seguramente compartimos esas razones para hacer esas promesas jajaja.

Por supuesto que te contaré cómo me fue con mi doc.

Un beso con un abrazo de vuelta.

MiNe dijo...

Es curios pero te leo y es como si me estuviera leyendo.. paso por lo mismo, asi de igual.. jejej

Un abrazo amiga, espero todo bien

Hilconsmary Mundarain dijo...

jejejeje excelente Leyla, amiga creo firmemente que todos pasamos por situaciones muy parecidas, salvo los protagonistas de las mismas claro esta...

Qué bueno te identifiques con lo escrito acá.

Salud y un abrazo de vuelta.