martes, 9 de noviembre de 2010

Asì como cuando te caes y... te jodes las rodillas.

Hoy está de aniversario mi caída, si  esa misma que me ha tenido ya seis meses de reposo, llorando como niñita cuando le roban el helado, ver... seis meses, sigo insistiendo que el tiempo está pasando volando sin contemplación, creo que les debo muchísimas entradas sobre el tema, pero aquí entre nos, no es fácil.

Cierra los ojos e imagina que un día equis de la manera más tonta, te caes y te jodes los meniscos y cartílagos de las rodillas, que no le paras bolas y te vas de regreso a la ciudad, al trabajo al que solo asistes un día porque joder no puedes caminar,  yo aun me pregunto ¿ cómo carajo viaje?.

No voy a hacer el cuento más largo, solo sé que a partir de esa situación  recibí mucho de todo, desde lo que merecía hasta lo que nunca me espere, por ahí dicen que las desgracias nunca vienen solas, me tope con  algunas manos que no reconocía en mi espacio, otras que se perdieron, emociones encontradas, gritos ahogados en los silencios. Una noche llore tanto y ahora no me da pena decirlo, llore con tal desconsuelo que sentí en la soledad de mi cuarto un abrazo, el abrazo que quizá te da Dios en modo consuelo, o quizá mi hermano desde el cielo, o mi ángel de la guarda no sé, pero ese abrazo en la oscuridad de la noche, ese abrazo invisible a mis ojos, le dio consuelo a mi desespero.

De eso ya hace poco menos de seis meses, desde que inicie lo que llame " Mi doble terapia", la que quise en algún momento describir paso a paso, quizá saben más de mi terapia del corazón a las de mis rodillas lo admito soy una intensa, pero hoy llegandito de la consulta, de reírme a carcajadas con mi Doc. que por cierto es muy apuesto,  tiene ese no sé que me gusta de los Hombres (suspiro) jajaja ya continúo, he decidido sentarme a postearlo, a dejarlo acá plasmado, para releerlo en un futuro, tal vez por el miedo descomunal que a veces me atrapa de perder mi memoria, lo dejo plasmado acá para reencontrarme de nuevo con mis historias..

Y así va evolucionando la etapa... doble terapia 

Pasé de casi no  poder caminar, de llorar, desmayarme y vomitar del dolor, a pasar el día drogada con las que llamé "Pastillas mata dolor" ojo todas drogas recetadas por el doc. el de caracas, todo un mes en cama, casi que sin decirle a mi madre para no preocuparla, todo el peso cayó sobre mi hermana y una buena amiga, de esas que están para las buenas y malas ( a esas mujeres les debo una estatua, me bañaban, vestían, consentían, hasta me hacían morisquetas para robarme sonrisas, se calaron mi mal humor, mis golpes cerrados a la pared, mis lamentos y despertadas a gritos en las madrugadas, aún reímos cuando  cuentan me encontraron desmayada y yo decía que me iba a morir... a "UDS GRACIAS"

Cuando pude escaparme a mi pueblo ( Carùpano  nada mejor como recuperarte en casa), consentida por mi madre, el único hermano varón que me queda, hasta del mal humor de una de mis hermanas, mis familiares y amistades; han sido terapias de playa, ultravioleta, Magneto, corriente, Banco de piernas, rodillas enterradas en la arena, manos que me sujetaban en la playa como niña bajo la mirada curiosa de la gente, bajar de peso hasta ahora 12 kg menos todo de una manera tan lenta que solo ahora he podido sentarme a valorar la evolución del proceso, puedo comparar por lo menos hace tres meses que se me ocurrió acostarme en el piso a ver tv, cuando intente voltearme a tomar el control, no pude sino arrastrarme como una serpiente por el piso, fue un choque violento llore sola de nuevo, pero prometí que pondría todo de mi parte para mejorar eso, ahora puedo acostarme en el piso cuidadosamente voltearme, hacer ejercicios suaves, y hasta abdominales. Pasé la etapa de no caminar, de las muletas al bastón y ahora del bastón permanente me harté, aunque muy agradecida por sostener mis pasos durante este último periodo, hace poco lo lancé  el bastòn en un rincòn de la casa y me he arriesgado a irme solita a mis terapias al aire libre, a caminar despacio y deprisa, tanto como mis rodillas me lo permitan. Me he convertido en una obsesiva del tiempo, de contar los minutos que tardo en dar una vuelta a la redoma cerca de mi mar donde todas las tardes camino, a competir conmigo misma y a romper mis propio record, a pasar de dar una vuelta de 15 min a 7 min ò casi ocho si me distraigo en el camino.

Me han enseñado en las terapias a caminar de nuevo, puedo recordar claramente la emociòn que sentì al bajar unas escaleras de nuevo, cuando pude soltar las barandas para sujetarme, cuando pude sentarme en el piso aun con dificultad pero lo hice, cuando pude voltearme boca abajo, la emociòn de bajar unas pequeñas escaleras sin el bastòn, cuando pude agacharme a acariciar a las mascotas de la casa, me he sentido como el anciano que quiere soltar el bastòn, ahora como la niña curiosa y traviesa que deja de gatear para reconocerse en el mundo. .

Hoy le hice mil maromas a mi Doc., el guapetón; le hice una promesa a él y a mi madre, si  sé que me cuesta hacerlas, precisamente por no saber si puedo cumplirlas, pero esta es diferente se trata de mi salud, el trato consiste en bajar de 8 a 10 kilos, mi operación ya quedó programada para enero, mientras me escapo a ese concierto anhelado por tantos años, y una semanita  a ese país al que me escapo de vez en cuando.

 Me ha gustado ese caminar de prisa, sentir la brisa de playa al caminar acompañada de mi concierto de turno, de mis fantasmas, de mis anhelos, de mis sueños, de mis sonrisas de idiota, de mis nostalgias y es que hoy me ha encantado ver, sentir y valorar caerme y levantarme de nuevo.
ojala existieran esas terapias del corazòn, que te enseñen a amar y a olvidar, pero para eso quizà solo basta el tiempo.

A todos los que me han ayudado en este proceso, infinitas gracias de nuevo.















Ando caminando y que bien se siente  :-)

 

2 comentarios:

Elena Sánchez Vilela dijo...

qué bueno ha sido leer esto!
Me alegro demasiad por ti y porque ya puedas hacer algo que es tan común y tan cotidiano que uno no se da cuenta hasta que deja de tenerlo (como lo es caminar).
Hay algo raro en este 2010 que de repente fue caótico, nos sacó unas cuantas lágrimas y ahora es perfecto y se va poniendo mejor.
Y bueno, ya pasado mañana será el concierto de Estopa, qué bien que vayas a verlo... a pie!

Hilconsmary Mundarain dijo...

Ele querida, qué honor y agradable sorpresa tus palabras, definitivamente es así tal cual, este 2010 fué un poco odioso, pero al parecer ya se ha contagiado de el espíritu navideño y esta cediendo, eso se siente muy bien ya es hora de cambiar lágrimitas por sonrisas. Te envío un abrazo 2.0 Eleeeee y pasado mañana a Estopear guapa. Nos vemos en #EstopaEnVenezuela :-)